Los océanos tienen un gran enemigo que no es fácil de ver, ya que puede dividirse en partículas tan pequeñas como un grano de arroz. ¿Sabes de quién se trata? Sigue leyendo y conoce todo sobre los microplásticos, además, aprende algunos tips con los que puedes evitar su propagación.

¿Qué son los microplásticos?

¿Qué son los microplásticos?

Se encuentran principalmente en los océanos y por su diminuto tamaño, las especies que allí habitan se los comen.

Son diminutos fragmentos de material sintético que pueden medir 5 milímetros o menos y afectan principalmente a los ecosistemas marinos, pues las especies que allí habitan terminan por consumirlos accidentalmente.

Esta situación es perjudicial para la salud de los ejemplares e incluso para la del ser humano, ya que parte de tu alimentación está compuesta por peces, moluscos y crustáceos.

Un artículo de Science Direct menciona que las pequeñas piezas contaminantes se componen de derivados del petróleo como el cloruro de polivinilo, nylon, polietileno, poliestireno, polipropileno y polímeros.

En los últimos 50 años, los mencionados componentes han aumentado su presencia en todos los desechos humanos, los cuales alcanzaron una cifra récord de 300 millones de toneladas tan solo en 2014.

Tipos de microplásticos

Tipos de microplásticos

Aunque se ven inofensivas, las microperlas son partículas peligrosas para las especies debido a sus elementos químicos.

De acuerdo con la Enciclopedia Británica, se dividen en dos clases:

Microplásticos primarios: son todas esas pequeñas esferas o “microperlas” presentes en diversos productos de belleza e higiene que prometen arrancar la mugre o las impurezas de la piel; también se les puede encontrar en juguetes, ropa y decoraciones.

Las microperlas llegan a los ríos, lagos y mares a través del drenaje, pues, como te comentamos, tienen presencia en jabones, pasta de dientes y detergentes.

Microplásticos secundarios: se desprenden de los desechos artificiales más grandes, como las botellas, bolsas, láminas de plástico y llantas. Diversos factores como el paso del tiempo, la acción de las olas, la fuerza de la lluvia, la abrasión del viento y los rayos ultravioleta del sol empiezan a fragmentar dichos productos, haciendo que los pedazos pequeños se dispersen por los océanos.

Otras fuentes de microplásticos

Para las Naciones Unidas, la misma industria pesquera genera desechos plásticos que pueden degradarse dentro del agua. Por ejemplo, sugiere que los aparejos de pesca, jaulas, boyas y cables utilizados en las embarcaciones probablemente desprenden partículas dañinas cuando se desgastan o se pierden.

¿Cómo afectan a las especies marinas?

¿Cómo afectan a las especies marinas?

Los químicos de los plásticos pueden causar daños en las especies, como problemas reproductivos y malformaciones.

Los agentes contaminantes son ingeridos por casi todos los organismos acuáticos: corales, percebes, pepinos de mar, zooplancton, rotíferos, medusas, anfípodos, crustáceos, moluscos, peces, mamíferos acuáticos, reptiles, e incluso aves marinas.

Al ser creados con derivados del petróleo, estos residuos cuentan con elementos tóxicos como los ftalatos, unos aditivos que brindan resistencia a los productos sintéticos; bisfenol A, un componente químico presente en los policarbonatos, y estireno, sustancia que forma parte de la fibra de vidrio.

A continuación, te compartimos algunos de los principales daños que, según Science Direct y Naciones Unidas, se han detectado en las especies:

  • Alteraciones en los procesos reproductivos.
  • Reducción de nacimientos y malformaciones en las crías.
  • Alojamiento de residuos plásticos en intestinos y otros órganos vitales como pulmones.
  • Falta de apetito en ciertos peces.
  • Inflamación de órganos y cambios negativos en membranas biológicas.

Afectaciones en los humanos

Microplásticos y sus afectaciones en los humanos.

Moluscos, como las ostras, son consumidos por completo, aumentando el riesgo de ingerir microplásticos en el humano.

Una de las formas más directas en las que el ser humano puede ingerir microplásticos es por medio de pescados y mariscos. Por otro lado, Esther Garrido, miembro del Departamento de Pesca y Agricultura de la FAO, afirma que, si una persona retira los órganos a los peces de tamaño considerable, el riesgo de consumir toxinas artificiales se reduce.

Pero el peligro se mantiene si se comen especies enteras y de menor dimensión, como los crustáceos y moluscos, pues estos conservan todos sus sistemas capaces de absorber las partículas o membranas plásticas.

Otras maneras de ingerirlos sin estar consciente de ello son a través de la sal de mesa, agua embotellada y alimentos resguardados en empaques de plástico, los cuales pueden desprender microesferas sintéticas.

Algunos de los daños derivados del consumo de residuos plásticos los expone un reportaje del Washington Post en torno al tema. En él se detalla que tanto el ftalato como los bisfenoles A están relacionados con problemas de fertilidad en hombres y mujeres, mientras que al estireno se le asocia con deterioros en el sistema nervioso, pérdida de audición y debilitación del sistema inmune.

Medidas para evitar los microplásticos

Medidas para evitar los microplásticos.

El reciclaje es una de las mejores acciones para reducir los microplásticos en el océano, ¡empieza ahora en casa!

El Programa Ambiental de las Naciones Unidas junto con países como Estados Unidos se han interesado en el tema, pues se estima que la problemática seguirá aumentando en los próximos años.

Se han hecho campañas para concientizar a la población del manejo del plástico, así como leyes gubernamentales que prohíben la fabricación de productos de belleza y limpieza con microesferas.

Desde casa tú puedes contribuir a esta importante lucha que beneficiará a la biodiversidad marina y a tu salud, solo ejecuta las siguientes medidas:

  • Evita usar jabones, detergentes, champús y dentífricos que contengan microperlas.
  • Reduce o elimina el consumo constante de agua embotellada.
  • Utiliza bolsas hechas de tela para realizar tus compras.
  • Trata de reciclar todos los productos de plástico, desde botellas, fibra de vidrio, hasta neumáticos.
  • Si no puedes reciclarlos, llévalos a centros de acopio para darles un buen uso sin contaminar.
  • Compra y viste ropa de material no sintético o sin decoraciones plásticas.

Ahora que ya conoces esta problemática que enfrentan los océanos toma consciencia y aplica los consejos que te recomendamos para cuidar, no solo de este maravilloso macroecosistema, también de tu salud.

Descubre con Acuario Michin a las fascinantes medusas, da clic aquí.

 

Bibliografía y fuentes
Contenido protegido por derechos de autor