El ajolote mexicano no solo encanta por su tierna y sonriente apariencia, esta especie posee características que sorprenden a cualquiera.

Conoce a continuación todas las peculiaridades de este dios de la mitología azteca, ¡sigue leyendo!

Ajolote mexicano: especie endémica de México

Ajolote mexicano: especie endémica de México

Ambystoma mexicanum

El ajolote (Ambystoma mexicanum), es un anfibio endémico de nuestro país, esto quiere decir que habita solamente dentro de las fronteras del territorio nacional.

Su nombre proviene de la palabra Atl-xólotl, que quiere decir en náhuatl: “monstruo de agua”.

La presencia de este ser se encuentra en la historia y la cultura mexicana desde tiempos ancestrales, su figura se ha convertido en un símbolo del país.

Hasta el momento, existen 16 especies endémicas, estas habitan a lo largo del eje volcánico de México.

Ajolote en peligro de extinción

Ajolote en peligro de extinción

Su estado de conservación está en peligro de extinción.

Actualmente se encuentra protegido por diferente normas ambientales, es una especie considerada en peligro de extinción.

Su estado de conservación se debe a que su hábitat natural está siendo destruido por la contaminación y la introducción de especies invasoras; por ahora, solo puede vivir en lugares controlados por humanos.

Existen diferentes centros de investigación y conservación del ajolote como Acuario Michin, en estos espacios puedes aprender sobre él, admirarlo y contribuir a su protección.

Restauración de su hábitat

Restauración de su hábitat

Solo rehabilitando su hábitat podrá volver a vivir en estado libre.

La existencia de un ajolote en un espacio natural es indicador de una buena salud del hábitat.

Este ser es muy sensible a la calidad del agua, por eso, la restauración de su hogar es muy importante para ayudar a mantener el equilibrio de los ecosistemas.

¡De nosotros depende que el ajolote pueda volver a nadar en zonas libres de contaminación!

Características físicas del ajolote

Características físicas del ajolote

Mira esa asombrosa apariencia.

El ajolote posee características de la salamandra, mide en promedio 23 centímetros, su cuerpo es gelatinoso, tiene cuatro patas, una cola larga, ojos pequeños y una boca grande de apariencia sonriente.

¿Qué comen los ajolotes?

Esta especie es carnívora y de hábitos nocturnos, se alimenta de gusanos, larvas, moluscos, crustáceos y uno que otro pez.

Posee asombrosas formas de respirar

Esos cuernitos que sobresalen de su cabeza son sus branquias, cuando el agua entra por la boca, escapa por esas ramificaciones, con este proceso el ajolote puede ceder oxígeno a la sangre.

Lo que nosotros llamamos respiración, en el ajolote se usa el término: intercambio de gases, algo que también realiza a través de la piel y los pulmones.

Es eternamente joven

Esa apariencia del ajolote se debe a que mantiene sus características larvales aun cuando alcanza la madurez sexual, a este fenómeno lo llamamos neotenia.

De las 16 especies endémicas de México, tres se mantienen como neoténicas obligadas, o sea que permanecerán con esa apariencia durante toda su vida; siete de ellas son neoténicas facultativas, es decir que pueden cambiar a salamandras terrestres dependiendo de las condiciones ambientales; el resto son metamórficas obligadas, lo que significa que se convertirán en salamandras terrestres una vez que estén en etapa adulta.

Tiene el poder de la regeneración

Tiene el poder de la regeneración

Si pierde una extremidad, es capaz de regenerarla en semanas.

Así como las salamandras, el ajolote tiene la capacidad de regenerar sus extremidades, pero también puede hacer crecer tejidos como pulmones, ojos, ovarios, médula espinal, cerebro y corazón.

Como modelo de estudio, esta especie es el vertebrado con mayor capacidad de regeneración celular.

Esta cualidad le ha otorgado un gran interés por parte de la comunidad científica, ya que su estudio podría ayudar a comprender los mecanismos moleculares que generan los eventos regenerativos.

Si quieres conocer más sobre los avances en el estudio del ajolote, te recomendamos el siguiente artículo: “Develando los enigmas moleculares del Axolotl, un organismo orgullosamente mexicano”.

Especies y tipos de ajolotes

Se han descrito cuatro fenotipos de ajolote:

Los organismos de ajolotes silvestres se reconocen por su combinación verde, pardo y negro, estos tonos oscuros le sirven se camuflaje para protegerse.

Especies de ajolotes

Silvestre.

Las otras tres variantes mutantes se distinguen porque son colores que le han otorgado fama en la cultura popular:

Blanco / leucístico: de color rosado, sus ojos son negros.

Especies de ajolotes

Albino leucísitico.

Albino / blanco: su cuerpo es de color blanco al igual que sus ojos.

Especies de ajolotes

Ajolote albino blanco.

Albino / doraro: es parecido a la variación albina, pero con un tono dorado.

Especies de ajolotes

Ajolote albino dorado.

Sabemos que has quedado enamorado con todos estos sorprendentes datos, ahora que sabes más al respecto, ¿no crees que el ajolote merece ser preservado?, ayúdanos a continuar con su conservación, difunde este mensaje y ¡únete por el cuidado del medio ambiente!

Conoce más en el siguiente video de Brisa Michin:

Contenido protegido por derechos de autor